La política y la estética

Beverly-HillsHoy estoy pensando que realmente las cosas están cambiando. Y no es por lo de siempre, por la actitud paternalista de los políticos. No. Es por la estética de lAs y lOs integrantes de los partidos. Toda la vida de Dios, las Peperas eran rubias, con volumen cardado, collarcito y pendientes de perlas o pañuelito al cuello. Se me ocurre Isabel Tocino o Esperanza Aguirre como ejemplos de su especie.

Pero ahora estoy muy descolocada. De hecho, cuando veo un debate político en televisión me perturba no poder localizar quien es quien.

Las nuevas chicas del PP ya no son como eran, como dios manda,……. ¡¡¡¡SON MORENAS!!!! Con la melenita cortada a la altura de los hombros, sin una triste mecha y el pelo lamido de vaca. Llevan camisetas de Zara y han desaparecido los rasgos distintivos que las asociaban a su formación política: broches, collares, pulseras, etc.

Y ellos, ¿dónde se han ido esos cabellos ondulados al viento y engominados? ¿dónde están esas anchas corbatas? ¿dónde esos mocasines castellanos de color vino?

Ahora todos van con la camisa blanca, sin corbata, con las mangas “arremangás”, mogollón de pulseritas de los colores más variopintos, vaqueros y el pelo muy cortadito y pulcro. Eso sí, todos limpios como el jaspe con pinta de oler bien.

Los de la izquierda no se quedan atrás. Quitando el inefable Pablo Iglesias, ejemplo de lo que es un rojo clásico, los demás están cada vez más descafeinados.

Pedro Sánchez va de El Guapito del “insti” por el que todas las nenas suspiran, la superrubia Tania Sánchez parece una pija del barrio de Salamanca que se ha despistado en Rivas y ¿Susana Díaz? Me recuerda a una satisfecha y oronda matrona de cortijo andaluz rodeada de caballos y de niños… Y así una larga colección que se pierde en el infinito y no quiero aburriros.

Lo que me importa es el concepto. Viendo los nuevos tiempos que se acercan, lo que parecía inamovible y perfectamente identificable está cada vez más cerca de parecer todo una venta de imagen antes que una exposición de ideas. Veo una versión hispánica de Sensación de Vivir con unos looks muy estudiados para que los fachas no parezcan tan fachas y los rojos tan moscovitas.

Me mosquea que estén más preocupados por su imagen que por lo que realmente tienen que preocuparse.

Ea, ya lo he dicho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s