La nueva dieta mediterránea

alimentación en el antiguo egiptoEl verano se acerca y hay que lucir cuerpazo. Pero no sólo nos afecta a nosotras, ahora la operación bikini se va a extender a todos los españoles porque nuestro amadisímo gobierno está valorando la posibilidad de que nuestro cinturón se apriete un agujero más.

Ha encargado a un grupo de “sabios” economistas propuestas para aumentar la recaudación (lo llaman eufemísticamente “reforma fiscal”) y se les ha ocurrido la maravillosa idea de aumentar el IVA del 10% al 21% en los alimentosA partir de ahora galletas, cereales, pan tostado, sal, yogures, embutidos, pizzas, helados, zumos y el agua se van a convertir en prohibitivos. Menos mal que el pan, las harinas panificables, la leche producida por cualquier especie animal, los quesos y los huevos seguirán teniendo los mismos precios. Bien mirado… También esta operación servirá para controlar la hipertensión arterial, el colesterol y la diabetes.

Por eso, he preparado unas recetas que se convertirán en la próxima dieta mediterránea:

Patatas a lo pobre:
Ingredientes: patatas, cebolla y pimiento. Añadir aceite con cuentagotas y evitar el uso de la sal.

Migas a lo pobre:
Ingredientes: Una barra de pan duro y 200 g. de harina. También en esta receta se elimina casi completamente el uso del aceite y se evita el uso de la sal.

Gachas de pobre:
Ingredientes: Manteca de cerdo, ajo, harina y pimentón dulce… con agua.

Sopas de ajo:
Ingredientes: ajos y pan con agua y 2 huevos.

Ah! Y por supuesto, las lentejas, garbanzos y judías hervidas sólo con agua (del grifo)… también se incluyen en esta nueva dieta.

Con esta saludable alimentación en la que no podremos incluir alimentos elaborados y otros tantos necesarios, tendremos más posibilidad de caer enfermos e intentaremos que el sistema sanitario nos ayude, algo difícil si cada vez cuenta con menos recursos. ¡Qué buenos expertos! ¡Qué buenas medidas para recaudar más!

Esta vuelta a los orígenes, me trae reminiscencias a épocas prehistóricas. Ya sólo nos falta vestirnos con pieles y calentarnos con ramas y palos encontrados en el campo. Lo de vivir en una cueva seguro que muchos lo están viendo como una posibilidad real, al no poder pagar la luz ni la hipoteca.

¡El mito del buen salvaje pronto dejará de ser un mito en España! Y estoy pensando, ¿no podría atraer eso turismo de naturaleza?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s